No sé decir No sé decir No

martes, 18 de mayo de 2010

El músculo más agarrotado de todos desteñía carmín y una sonrisa de Óscar.

Al fondo, siguiendo el camino de la inercia y la gravedad, los Pulmones se ensanchaban para dar cabida a una gran masa de aire. Una barrica biológica de primera que gestaba la Sílaba más estridente e impronunciable. Desde allí se advertían las Cuerdas Vocales fundidas en una muralla férrea e infranqueable. Mecanismo de defensa, quizá, para impedir que aquel "no" las rasgase de forma fatal. 

En el Centro de Operaciones, todo se había diseñado a conciencia. La articulación de movimientos, la consecución de impulsos, la modulación de la voz, el momento espacio - tiempo... Pero un infiltrado del Sistema siempre acababa dando el chivatazo al Corazón y tirando de contactos en el Centro para hacer fracasar la misión. 

El "no" sólo veía la luz a duras penas....

7 pedidos

  1. Capazorros Says:

    ¡Cuanto tiempo! Seguro que si que sabes.
    Un abrazo.

  2. Camarera inexistente!!

    Me uno a tu fogoncillo para deleitarme con los mejores manjares. Me gusta tu forma de describir, me recuerda a mí, por narcisista que suene.

    Dale fuego, dale!

  3. La Camarera Says:

    Hola Capazorros! Sin darme cuenta, me acabé tomando un descanso ;)

    Bienvenido Agustín! Sírvete cuanto y cuando te apetezca, estará siempre abierto y con la candela dispuesta.

  4. Enorme texto, muy descriptivo pero muy cortito, tal y como a mi me gustan. Es lo que soy, lo bueno de ser poeta o ser basura, me encantan estos suspiros surrealistas que dicen tanto en tan poco.

    Una birrilla que me quedo y me subo al tendedero!

    Saludos desde Cáceres.

  5. La Camarera Says:

    Gracias, Raül! Tus palabras me pintaron una sonrisa.

    Barra libre de cerveza hasta que el sol o el viento seque los textos de tu tendedero!

  6. Delgaducho Says:

    Siempre pasa igual, boicotean a ese no demoledor convirtiendole apenas en un susurro inofensivo

  7. Josito Says:

    Fea, sabes q no acepto tu "no sé decir no" aunque el texto me obligue a enamorarme de él.
    Abre la ventana de tu piso y grita Noooooooooooooooooooooooo